Eurobits Blog

Telecos en el sistema financiero

06 junio, 2018

En un post anterior hablamos de las bigtech y su intención de querer comenzar a brindar servicios financieros. Pero si las bigtech cuentan con la cantidad suficiente de información para poder comenzar a hacerlo, las operadoras de telefonía también saben mucho de sus clientes. El año pasado, el observatorio sectorial DBK daba una cifra alentadora para el sector fintech: en tres años, las operaciones de financiación habían pasado de 35 millones de euros en 2014 a 205 millones de euros en 2017. En verano del 2017 la Asociación Española de Fintech e Insurtech —donde Arturo González Mac Dowell, CEO de Eurobits, es vocal del vertical de infraestructuras— inauguraba vertical incorporando los neobanks, challenger banks, y los banks as service (bancos como servicio). Banks as service es una de las iniciativas que acabará por aglutinar todas las alternativas y los nuevos modelos de negocio, muchos de los cuales han hecho una clara apuesta por lo que se denomina mobile only.

El teléfono móvil hace tiempo que dejó de ser un aparato de uso exclusivo para hacer y recibir llamadas. Además de los múltiples usos que le damos en el día a día, el móvil se ha convertido en un digitalizador bancario. Ha logrado darle acceso a la banca a personas que estaban fuera del circuito financiero sin la necesidad de abrir sucursales y reduciendo los riesgos de logística asociados a operar con dinero en efectivo. Basta con ver lo que está pasando en ciertas zonas para darse cuenta del impacto que esto conlleva. En África, Mpesa comenzó como monedero electrónico y actualmente tiene más de 15 millones de clientes a quienes ofrece una serie de servicios como transferir dinero, ingresarlo y pagar facturas desde el móvil.

Y es quizá en los países menos desarrollados y bancarizados, como los africanos, donde las empresas de telecomunicaciones lo tendrán mucho más fácil. Es en estos países que los bancos se podrían sentir amenazados. Ahora bien, ¿ocurrirá lo mismo en Europa, Estados Unidos, o América Latina? ¿Las operadoras de telefonía serán los bancos del futuro? Para responder a esta pregunta tenemos que volver a la importancia del móvil en nuestros días. Si Google nos responde todas nuestras dudas, las redes sociales nos mantienen al tanto de lo que pasa en el día a día y Amazon nos proveé de todos los productos que necesitamos hay algo de lo que no podemos prescindir: el móvil, la tablet o el ordenador mismo. En todos los casos se necesita a un compañía de telefonía. Y muchas de esas interacciones están vinculadas a nuestro banco.

 

La situación en España

El primer intento que los Bancos y las Telecos hicieron para aprovechar sinergias y cobranding fue en el año 2001 con el lanzamiento de Mobipay. Una plataforma y empresa participada por los principales bancos y telecos de España, cuyo servicio se basaba en la asociación de las tarjetas de débido y crédito con el teléfono móvil para realizar transacciones por el móvil. Su objetivo era principalmente resolver el problema de los micropagos. La comunicación se realizaba mediante mensajes interactivos USSD entre el móvil y el nodo Mobipay y mediante mensajería SMS. Pero esta aventura terminó en 2009, porque la tecnología no era la más adecuada y sin duda porque no se llegó a dilucidar un modelo de negocio claro, por la diversidad de los accionistas, que pudieran llevar a Mobipay a ser un estándar del mercado.

En los últimos años estamos viendo iniciativas propias y estrategias basadas en acuerdos y alianzas entre Telecos y Bancos, como las que relacionamos a continuación:

  • Orange Bank nació a finales del año pasado en Francia y consiguió 50.000 clientes en tan solo 2 meses. Y tienen planes de establecerse en España a partir de septiembre de 2019.
  • Movistar lanzó en colaboración con CaixaBank Consumer Finance un sistema de préstamos al consumo de hasta 3.000 euros al que llamó Movistar Money.
  • Vodafone también presta créditos, de entre 1.500 y 9.000 euros, gracias a un acuerdo de este operador con BBVA
  • MásMóvil cuenta con servicios financieros a través del teléfono móvil y participa al 49% en una sociedad de la que Cetelem - filial de crédito al consumo de BNP Paribas - controla el otro 51%, y acaban de contratar a McKinsey para «fijar una estrategia progresiva» con la que competir en distintos segmentos del sector bancario, según leemos en este artículo de Expansión.

Data es el nuevo dinero

En nuestros días la información parece ser el nuevo dinero. Los datos personales son claves para el modelo de banca digital. Ese procesamiento de datos es fundamental para que todo esto funcione. Y esa es justamente la principal fortaleza de las empresas de telecomunicaciones: su gran capacidad de análisis de datos. Esto le da una serie de ventajas, como, por ejemplo:

  • La posibilidad de efectuar un mejor análisis del riesgo del potencial cliente

  • Establecer una mejor comunicación con el cliente

  • Crear y entregar contenido directamente a la pantalla de su teléfono móvil


Con la entrada en vigor del PSD2 las puertas para entrar al mundo de la banca parecen estar abiertas. Solo falta esperar. Son varios los factores que se estarían barajando para dar el salto o no:

  • Beneficios inferiores a los que la industria está acostumbrada
  • Regulación a la que estarían sometidas
  • Cero costes de estructura que no parecen atractivos en el corto plazo. 

En todo caso, lo sabremos cuando en vez de dar un número de cuenta bancaria demos un número de teléfono. En ese momento todo habrá cambiado.

NOTA: Actualizado el 21 de noviembre de 2018

¿Nos haces una visita?
Conecta con nosotros
+34 91 708 03 00